lunes, 22 de diciembre de 2014

UN QUITAMONOS DESDE CIELO PERIURBANO EL 22 DE DICIEMBRE D 2014.




Ya hacía tiempo que no salía con el telescopio por culpa del mal tiempo, y en esta ocasión mi primera intención fue ir a la Sierra de Cádiz, pero viendo que en las montañas se estaban parando todas las nubes y que al final el cielo allí estaría nublado, decidí quedarme un poco más cerca en el campo de mis padres, monté el refractor TS 110 por si había suerte y me sirviera un poco de quitémonos. El viento de levante también amenazaba con su presencia, y aunque me podría convenir porque había mucha humedad y neblina para que mejorara un poco el cielo, también me podía fastidiar si al final saltaba y fuera demasiado fuerte. Me puse algo resguardado con el inconveniente que en cuanto a cielo estaba muy limitado, pero me adapté a la situación y me planifiqué objetos que me cayeran en el campo de visión.

Empiezo a observar con el Pextax 40 mm (x19) las pleyades, y es que es un objeto que a mi pareja le encanta, aunque como siempre me dice, que prefiere mejor verlas a simple vista que con el telescopio. El SQM me marca 19,39 en el zenit a 15 ºC, se nota que la neblina y humedad que hay difunde la contaminación de las poblaciones cercanas (en mi caso Chiclana) al oeste y más alejado en el norte la Bahía de Cádiz, para que os hagáis una idea, he medido este valor en este mismo sitio con luna en cuarto creciente.

Después observo el NGC 1647 con el 40 mm, se trata de un cúmulo abierto en Taurus, se destaca algunas estrellas brillantes y también observo muchas estrellas débiles, me llama la atención algunas estrellas dobles, y aunque las condiciones no son las idóneas, me quedo un buen rato con el observándolo.


Observo también el NGC 1664  en Auriga con el 40 mm, se destaca algunas estrellas brillantes y una forma curiosa, en este caso si que uso el Nagler 31 mm (x25) y la imagen del cúmulo mejora bastante bajo las condiciones de cielo que tengo.

A las 22:15 horas, el SQM sigue marcando en torno a 19,40 y encima en ciertas zonas del cielo están apareciendo algunas nubes altas, afortunadamente la zona que estoy observando sigue estando más o menos limpia de nubes.

Paso ahora a observar el cúmulo abierto NGC 1724 con el Nagler 31 mm, no se ve muy bien, se trata de un cúmulo más débil en comparación con los otros, y tan solo se destaca alguna estrella brillante dispersa que no sé si en realidad pertenece a el. Por lo que busco, apenas encuentro información al respecto de este cúmulo.

Sigo con el NGC 1746 a x25 aumentos con el Nagler 31, en esta ocasión se observa mucho mejor, veo muchas estrellas brillantes aunque dispersas, algunas dobles dentro de la constelación de Taurus.


Después observo el NGC 1857 en la constelación de Auriga, se trata de un cúmulo muy disperso, aunque dentro se destaca un pequeño trapecio de estrellas débiles que hace que la imagen me guste mucho más.

Después me voy a una zona que el nombre me llama la atención, se trata de la nebulosa de la estrella llameante IC 405 en la zona de Auriga, no es que tuviera esperanza de poder observar la nebulosa, y menos con este cielo, pero la verdad que me ha llamado la atención y me ha dado por investigar dicha zona. Me llevo la sorpresa porque al lado hay un asterismo que yo personalmente lo veo como una pequeña Cassiopea, no sé cual es el nombre, pero buscando veo que tiene alguna estrella variable, y las estrellas tiene colores muy llamativos predominando los tonos tirando al rojo-anaranjado.

Al lado del asterismo podemos observar el NGC 1893, se trata de un cúmulo abierto cerrado y pequeño donde se destaca alguna que otra estrella brillante, me da la sensación de que observándolo le veo algo de nebulosidad, y al final buscando información confirmo que la tiene, con lo que me llevo una buena sorpresa porque no me esperaba poder verle algo de la nebulosa que tiene asociada, la IC 410 o nebulosa del renacuajo.

Sigo por la zona de Auriga y le toca el turno al NGC 1931, se ve muy débil, y quizás lo único que puedo destacar es que M 36 queda en el mismo campo del Nagler 31.


Por último observo el cúmulo abierto NGC 2281, tiene muchas estrellas débiles y me llama la atención una pequeña agrupación de estrellas débiles en el centro del cúmulo que forma una hilera.

Ya a las 23:30 mido con el SQM y me da un valor de 19,50; el viento empieza a soplar y empieza a entrar algunas nubes, y aunque el cielo va mejorando, decido recoger en vista que el viento puede empezar a soplar más fuerte y pueda entrar más nubes.

4 comentarios:

  1. Menuda tarde-noche te pegastes, muy bien aprovechada. Me ha gustado mucho tu crónica.

    ResponderEliminar
  2. Bonita crónica, a ver si este año se porta mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, espero que si porque los últimos inviernos están siendo muy malos para la Astronomia, saludos

      Eliminar

Si quieres preguntar algo o dejar algun comentario, te responderé lo antes posible!!!

¡¡¡¡ Gracias !!!!